No es difícil imaginar que todos estos descubrimientos sean parte de una realidad moderna, ahora la Escatología (ciencia que estudia la relación entre los pensamientos - emociones y las enfermedades de nuestro cuerpo físico) nos dice que existe gran relación entre nuestra emocionalidad y las afecciones físicas debido a los estímulos que emite el cerebro a todo nuestro cuerpo, este responde a cada uno de los estímulos que recibe y como consecuencia esta maravillosa maquinaria integral y sincrónica  es afectada de manera positiva o negativa. Todo esto hasta ahora existía en lo incognoscible, y nos reducíamos a ir solamente al medico para que reparara nuestro cuerpo, sin embargo ahora comenzamos a develar esta realidad y al darnos cuenta de esto no podemos dar marcha atrás, es inminente hacernos conscientes de nuestra inconciencia y actuar en consecuencia, debemos poner atención a esta relación, “mente sana en cuerpo sano”. Es decir debemos poner atención y cuidado cuando elegimos los pensamientos que ponemos en nuestra mente.

Los toltecas nombraban “Mitote” a la mente, decían que la mente era caprichosa e indómita, que el observador no había aprendido a gobernar sus propios pensamientos y como consecuencia generaba “parásitos emocionales” que no son otra cosa que el dolor emocional que nos causan los propios pensamientos, por alguna razón sin razón elegimos enquistar pensamientos que nos llevan a emociones de malestar como la ansiedad, tristeza, enojo, resentimiento o preocupación, viajando a nuestro presente, el pasado y el futuro, uniéndose en un coctel emocional incomprensible para todo nuestro ser.

Desequilibrándolo y  dando rienda suelta a lo que conocemos como impulsividad, llevando al pobre hasta la orilla, a la antítesis de la felicidad, a la aberración del éxtasis, tensando la cuerda hasta el extremo del estrés.

¿Cuantos de nosotros llegaremos a este extremo donde la cuerda se revienta?, como dato a todo esto, actualmente la 4ta causa de muerte es producida por depresión y por estrés, si no atendemos esta situación en 10 años será la segunda causa de muerte. No habremos comprendido a los maestros, no habremos accesado en la practica de la quántica, entonces seremos solo parte de esta triste estadística

Cuantos se percatan de la necesidad de aprender la lección del Príncipe Sidarta, el Buda, el maestro que encontró la iluminación en el punto medio del todo. Por doquier tenemos a la mano la sabiduría, le lección de vida, el conocimiento de los grandes, pero como dice la inscripción biblica: - “el que tenga oidos que escuche y el que tenga ojos que vea” vayamos en busca, o mejor dicho al encuentro del del equilibrio del Ying, yang, de la enseñanza del  wu – wei, que significa estar alerta en relajación, relajado y en acción, vayamos al tao- ai. Que es el camino del amor

Entonces solo los elegidos, los iluminados y los que escuchen y vean llegarán al equilibrio al menos para entonces espero de todo corazón e intención que estos sensatos equilibren la estadística y regresen esperanza a otros muchos que siguen dormidos.

Lourdes Botello.

Artículo para el portal AMMCAC.COM para la sección "Date cuenta y verás"

http://ammcac.com/LB