Filosofía de obra

altEl contacto directo con filosofías y enseñanzas milenarias como el zen, el budismo y el Tantra, aunado al interés permanente en el estudio sobre la conducta de la mente y sentimientos humanos produjo en la artista plástica constantes cambios y evolución en el estilo de su obra, experimentando técnicas diferentes y originales. Esta búsqueda la ha llevado hasta la temática actual, “GUERREROS, BRUJOS Y SABIOS” espacio donde crea un holismo “PICTÓRICO – OBJETO – FILOSÓFICO” .

 La exposición se caracteriza por compartir con el espectador la posibilidad de mejorar y dar sentido a nuestra existencia. Cada pieza, nos muestra el camino a la liberación de toda tribulación, dolor y sufrimiento tanto de la mente, los sentimientos y el cuerpo físico, causados en su mayoría por   nuestras creencias, contenidos mentales, perspectivas y expectativas, creando casi siempre y de manera poco sana, apegos, carencias , miedos, falsos deseos y aferramientos.

La comprensión de la obra plástica de Lourdes Botello nos inspira y conduce a la reflexión y a una mayor claridad mental   para incursionar en un trabajo personal del “darse cuenta de la propia consciencia” y así iniciar el entrenamiento de la mente para lograr ecuanimidad, madurez y estabilidad emocional.

Para la artista la capacidad creativa que desarrollamos durante el trayecto de nuestras vidas consiste en un viaje de lucha y búsqueda constantes al cual denomina “El camino del Guerrero”.

Lourdes Botello ha sido por más de 10 años terapeuta alternativa en manejo y reestructura emocional, es conferencista y consultora empresarial en temas de desarrollo humano. En el 2009 inició un proyecto denominado “VIVE HOY ARTE PARA TODOS” el cual tiene como fin dar apoyo a pacientes con diferentes discapacidades, motivarlos e impulsarlos para su retorno al ámbito del arte. Además realiza servicio altruista en diversas fundaciones y apoya con proyectos a personas que viven en circunstancias desafortunadas.

 Para ella el hierro representa la fuerza de la templanza y la determinación, razón por la que eligió este material como parte fundamental en la construcción de su obra; cada pieza ha sido soldada y unida a otra para dar vida a “los brujos”. Es importante mencionar que cada una de las herramientas que forman las figuras tienen una antigüedad de más de 80 años y fueron usadas por manos de campesinos mexicanos en el rudo y arduo trabajo del arado, la siembra y la cosecha. Por ello el rescate de estas piezas da mayor significado a la obra de la artista y como símbolo de gratitud a la tierra: “Los sabios se erigen en su honor”.

Finalmente, este conjunto de filosofías, técnicas y materiales es influido de manera inevitable por una corriente tribal – universal, donde aun habita el misticismo y la magia que emanan del espíritu primitivo y libre para lograr la alquimia que lleva a la sabiduría del vivir en equilibrio.

 Ante este sentimiento han llegado hasta el recinto de la artista, Chamanes, Babalaos y Brujos colmado la obra de rituales, meditaciones y rezos con inciensos, caracoles, puros, mezcal, copal y altares con flores y fotos de difuntos sabios para bendecir a la obra y a los guardianes que han de custodiar con su adquisición cada una de las piezas de esta muestra inolvidable para los ojos y los corazones abiertos.